Historia de Funmúsica y el Festival

Ubicación geográfica y

contexto histórico

Ginebra, antes denominado Playas, fue al final del siglo XIX el lugar donde se asentaron terratenientes venidos del norte del Valle. Es un municipio que se debate entre una vocación agrícola, agroindustrial y una incipiente industria.

 

Su cercanía a centros urbanos intermedios y a Cali, le da un ambiguo carácter entre rural y urbano; su historia de población como tal no va más allá del segundo decenio del siglo XX, lo cual le hace carecer de muchas tradiciones que miran a la época de la colonia de los pueblos circunvecinos y la composición étnica de sus habitantes es relativamente homogénea, si se compara con la de aquellos, donde los descendientes de los esclavos africanos traídos a las grandes haciendas azucareras forman un alto porcentaje de su población.

 

En Ginebra se conservan testimonios de una variada y pujante actividad musical que se hizo manifiesta a través de dos vertientes socioculturales bien caracterizadas.

 

La vertiente popular que atesoraba toda la vivencia y la creatividad de la población campesina y trabajadora de la región y la vertiente señorial a cuyo inventario pertenecen los artistas procedentes de familias de linaje, moradoras de los principales centros urbanos y propietarias, a la vez, de extensos territorios que dedicaron a la producción agrícola y pecuaria.

 

Estas dos vertientes constituyeron la semilla de una fértil síntesis estética que fue el punto de partida de la más reciente historia de la música regional, capítulo muy importante, a su vez, de la estética musical colombiana.

 

Breve reseña de Funmúsica y

del Festival Mono Núñez

 

En el año 1975 un grupo de personas del municipio de Ginebra, Valle del Cauca, entre ellas las religiosas Sor Virginia Lahidalga y Sor Aura María Chávez y el Señor Luis Mario Medina, decidieron hacer un concurso de música andina colombiana (ellos la llamaban vernácula ); pensaron en grande y escogieron como Jurados a José A. Morales, Graciela Arango de Tobón, Arturo de la Rosa y Helena Benítez de Zapata.

 

Ante el éxito del primer concurso y la buena acogida popular, los gestores y algunos habitantes de Ginebra, Buga y Cali decidieron crear una fundación con el ánimo de manejar el concurso y, según dicen los estatutos, “Preservar, fomentar y difundir la Música Andina Colombiana”.

 

Igualmente se decidió darle al Concurso el nombre de “Mono Núñez” en honor de Benigno Núñez Moya, músico, gran intérprete de la bandola y la guitarra, compositor oriundo de Ginebra, símbolo por aquel entonces de la música y la bohemia centrovallecaucana, quien con el correr de los años se convirtió en una leyenda nacional.

 

“El Mono” Núñez (1897 - 1991), integrando el Trío Tres Generaciones fue el encargado de interpretar las primeras notas del concurso hasta 1991, año en el que falleció a los 94 años de edad.

 

Así nació la Fundación Promúsica Nacional de Ginebra,  FUNMÚSICA, que a lo largo de este tiempo ha celebrado con éxito y cada día con mayor  grandeza el Festival Mono Núñez, abriendo nuevos espacios como el Festival de la Plaza, el Encuentro de Expresiones Autóctonas, los Conciertos Dialogados, los encuentros infantiles, exposición de artesanias y las Exposiciones de Instrumentos Musicales, convirtiéndose en cita obligada de músicos, compositores, autores y aficionados en general a la música andina colombiana.

 

En 2005 la Junta Directiva decidió buscar el camino de la internacionalización del Festival con el fin de incentivar los intercambios culturales con países de América Latina.

 

Los principales aliados con los cuales se ha contado para este proyecto son Argentina, a través del festival de Cosquín, y México con nuestra delegada en el país azteca la maestra y gestora cultural Maricarmen Pérez.

 

Hemos recibido delegaciones de Cuba, Argentina, México, Ecuador, Venezuela, Chile, Uruguay, España e Inglaterra. Lo que hemos denominado “Encuentro Internacional de Música”.

 

El Concurso Mono Núñez se ha constituido en plataforma de lanzamiento de nuestros artistas y el solo hecho de clasificar para Ginebra es parte importante de su carta de presentación; mucho más, por supuesto, lo es el de ser nominado o ganador del Gran Premio “MONO NÚÑEZ”.

 

El Festival, con el correr de los años, hizo de Ginebra un polo de desarrollo turístico y cultural pues, paralelamente con lo musical, fueron apareciendo restaurantes que promueven la cultura gastronómica del Valle del Cauca y que dan empleo a gran cantidad de personas. Además, el flujo de turistas ha estimulado la formación de microempresas que cada día producen artesanías de mejor calidad.

 

Desde 1991, FUNMÚSICA inició un programa de bachillerato musical cuyo principal objetivo es la formación de hombres de bien, a través de la música andina colombiana; en la actualidad a esta “Escuela de Música” concurren mas de 1.000 niños y jóvenes de los estratos 1, 2 y 3 y ya ha producido varias promociones de bachilleres “Técnicos Musicales”, algunos de los cuales han continuado con la carrera musical en universidades del país, llevando con orgullo el nombre de Funmúsica y de la escuela que en la actualidad es orientada por la “Fundación Canto por la Vida”, creada para tal fin. En el año 2011 una agrupación salida de la escuela de música, el Trío de Ida y Vuelta ganó el gran premio Mono Núñez Instrumental.

 

Dado el gran éxito del festival, no era de extrañarse que muchos de los participantes decidieran, a su vez, crear en sus regiones otros concursos, encuentros o festivales que se desarrollan con éxito hoy en día. Algunos de ellos solicitaron y recibieron para su iniciación la asesoría y el apoyo de FUNMÚSICA. Así, la semilla sembrada por la Fundación en aquel lejano 1975 germinó a lo largo y ancho de la región andina colombiana, permitiéndonos cultivar un sinnúmero de melodías que hoy hacen parte del patrimonio musical colombiano, preservando así nuestra identidad cultural.

 

Todo esto ha hecho de FUNMÚSICA “una política cultural en favor de la música andina colombiana”.

 

En la actualidad muchos de los artistas que han pasado por Ginebra son figuras internacionales como el caso de María Isabel Saavedra, Sandra Esmeralda Rivera, Nueva Gente y Delcy Janeth Estrada. En el año 2001 tres figuras representativas del Festival Mono Núñez conformando el Trío Seresta fueron nominadas a los premios Grammy Latinos en categoría Música tradicional; son ellos: Jaime Uribe Espitia, Gran premio Mono Núñez solista Instrumental en 1993.

José Revelo Burbano, Director Opus II Trío, Gran premio Mono Núñez Instrumental 1997.  John Jaime Villegas, integrante del Grupo Instrumental Ébano, Nominado Mono Núñez en los años 2000 y 2001, y Gran Premio Mono Núñez Instrumental en 2002 e integrante del Grupo acompañante de Delcy Janeth Estrada Gran Premio Mono Núñez Vocal 1998.

 

La Música Andina Colombiana en todos los escenarios donde se presenta, (Ginebra, Santa Fe de Antioquia, Aguadas, Sevilla, Armenia, Pereira, Ibagué, Bello, Envigado, Yumbo, Cajibío, Ruitoque, Floridablanca y tantos más sitios donde hay encuentros, concursos y festivales), es una música que invita a la paz y al amor; estimula la convivencia y el amor a Colombia, con mensajes  como  “Colombia en Paz”, “Hay que sacar el Diablo”, “Soy Colombiano”, “Volvé Maestro”, “Colombia es amor”, “Amo esta tierra”, “De aquí no me voy”, Etc.

 

Todas estas realidades han sido estimuladas por el primero de todos los Concursos de música andina en Colombia: el Mono Núñez, que además recibió el más importante reconocimiento a nivel nacional otorgado por el Senado de la República, con el aval de la Presidencia de la República, al declararlo en 2003 como Patrimonio Cultural de la Nación.


powered by Web Player

Copyrigth Funmúsica - Todos los Derechos Reservados - 2018

Diseño Responsivo

Eleuterio Gómez Valencia - Neuquén Capital  - Neuquén - Argentina